sábado, 21 de febrero de 2009

Poema de Eduardo Dalter- Foto Emanuel Ginestet


Dejá que entre la luz,
dejala que entre,


que se acomode,

que abra su valija;



no vayás a echarla;

dale de comer;


dejá que ande por la casa.




©Eduardo Dalter

4 comentarios:

diana poblet dijo...

Qué decirte Eduardo de este poema luminoso lumínico radiante.
Se nos queda flotando ahí, como la esperanza, casi incandescente.
Un abrazo,
d.

julia del prado morales dijo...

Y la luz, la luz -ahora- para él,cuanto siento, no lo conozco peresonalmente; pero me parece tan injusta la vida ..., abrazos de Juli

julia del prado morales dijo...

Y la luz, la luz -ahora- para él,cuanto siento, no lo conozco peresonalmente; pero me parece tan injusta la vida ..., abrazos de Juli

julia del prado morales dijo...

Y la luz, la luz -ahora- para él,cuanto siento, no lo conozco peresonalmente; pero me parece tan injusta la vida ..., abrazos de Juli