lunes, 28 de diciembre de 2009

Poema de Aníbal Sciorra



Aquellos fueron los días

Como siempre ocurre
llegó el momento de partir.
Te llevás en el equipaje
algunas mariposas muertas
entre las hojas de un libro
y las bolitas que dejaban caer
los eucaliptus.

En tus manos quedaron
la rugosidad del viejo árbol
y la humedad del pasto,
cuando en las mañanas,
seguías las rutas de las hormigas.
Me dejaste el trompo de lata,
las figuritas del Billiken.

Extrañaremos correr por el patio,
cuando se nos venían encima
las estrellas,
y aquellas meriendas de leche
con pan y manteca.

Te despido en el andén
de una estación
donde sopla mucho el viento
y vuelan los panaderos.

Y te alejás en el trencito de madera
que inventamos juntos una tarde
sobre el hule de la cocina.
No me quedo solo,
me acompaña la inocencia.

Aníbal Jorge Sciorra

sábado, 19 de diciembre de 2009

Poema de Lumpenpo




. en el principio Dios vió que estaba solo y eso no era bueno y se creó al hombre. Adán recorrió su existencia en un desierto de mudas exhalaciones, sobreun paraíso calmo sin futuro y Dios dijo: -no es bueno que el hombre esté solo... y le creó a Eva. Adán nombraba las cosas que veía, piedra a la piedra, agua al agua, noche a la noche y a Eva le nacieron palabras como crisálidas y un perfume la inundó en luna llena y supo de la vida y atravesó silencios.

Noctámbulos, nacieron a la aurora desnuda bañada en el rocío y El Creador les vistió el alma de sudor y llanto y los arrojó a la historia.

Una noche, repleta de luces palpitando el infinito, se vieron solos en el profundo universo y se dijeron que eso no era bueno y crearon a Dios a su imagen y semejanza


LUMPENPO

lunes, 14 de diciembre de 2009

Haiku de Diana Poblet



OTOÑO

Ser del otoño
desnudar luz sin temblar
volverme hoja.



Ser de la tardor
nuar llum sense tremar
esdevindre fulla.


Diana Poblet
libro : Desde la raíz
Traducción al catalán: Pere Bessó

lunes, 7 de diciembre de 2009

Poema de Ámbar Past



Dedico este poema a los hombres que nunca se acostaron conmigo
a los hijos que no tuve
a los poemas que nadie escribió

Dedico este poema a las madres que no amaron a sus hijos
A las que murieron en hoteles
sin que nadie les acompañara

A los poetas que viven olvidados en alguna antología
Al poeta en su velorio con la boca cerrada para siempre

Lo dedico al autor de las pintas en los muros
Al torturado anónimo
Al que nunca dijo ni su nombre

Dedico este poema a los que gritan de dolor
y también a las parturientas
Lo dedico a los suicidas
Al que lava cadáveres
A las mujeres que se acuestan con todos
A los que siempre duermen solos

Dedico este poema a las comadres y a los compadres
Que hacen el amor y se convierten en piedra
A los que se bañan con jícara
en Viernes Santo y se vuelven peces
Al hombre que quiso ser zopilote
Y a los que sueñan que pueden volar

Dedico este poema al Señor de la Noche estrellada
A la Guacamaya de Fuego
Al Llanto de las Moscas
A la Lluvia Verde
Al que Guarda la Miel
A la Hermandad de los Hermanos Menores
Al de la Máscara que Llora
Al Rugoso Caracol de Tierra
Al Vertedor de los Cuatro Rincones
A los Juntadores de Corteza para el Vino Ceremonial

Lo dedico al que toca la flauta y el tambor
cuando van a lavar los paños en el ojo de agua
A la que chapotea en las cascadas
y se moja el pelo con agua de lirios
A la que da el pecho a su hijo en el cañaveral
A los que buscan el arco iris en el aceite de los charcos
A los remeros que inventan el canto con sus brazos
A los que lavan el nixtamal bajo la lluvia
A las que acarrean el agua en cántaros
y caminan por la carretera

A la niña viendo luciérnagas
A la niña con el candil en la mano
A los chamacos que saltan con el rastrojo en llamas
A los que corren sobre el fuego
entierran a sus muertos en la cocina
y cantan entre los escombros

Al que engaña a su muerte en la cama de los moribundos
Al que baja de los cerros para no quemarse con las estrellas
Al que agarra la mano de la muerte y baila con ella

A las que tienen muchas nueras y cargan iguanas en sus cabezas
A los colochos que venden nieve en tierra caliente
A los camaroneros divisando el cometa de madrugada
Al que arremanga su camisa y pide un hacha
A la que vende tamal de bola, de mumu y chipilín
A los que cortan elote tierno para comerlo crudo
y amarran la pata del perro que roba pollo
A los que hacen las maracas y matan por amor
Al que se avienta al hoyo en el entierro de un amigo.
Al poeta que no puede bajar del techo por estar tan enamorado
Al que hace lo que puede

Dedico este poema a los que no frecuentan cafés
ni piscinas ni saben hablar por teléfono
A los que no entran en los bancos ni salen en la tele
A las de la primaria vespertina
que reciben declaraciones de amor con faltas de ortografía
A los poetas que nunca empiezan a escribir
A las que no se atreven a opinar ni a levantar la voz
A las que no pueden estar felices sin el consentimiento del macho
A las que duermen con sus delantales puestos
y piensan en el quehacer mientras sus maridos eyaculan prematuramente
A las que se levantan a oscuras en galeras de palma
A las que tortean en jacales
A la que se quemó el pelo
Y manchó de tizne su falda
A los que asolean chilacayotes en su tejado
y no tienen sillones
A los que arrullan a sus hijos en tsotsil
y traen mugre bajo las uñas
A los pepenadores
A los que chaporrean
siembran nopales y comen tortilla con sal
Al sereno que también trabaja de día
A la de la chancla rota que tiende cien camas cada mañana
Al viejo sin dientes que merca chicle en la playa
A los que viajan parados a la tierra del cacao
A las que traen las caras negras
y la cicatriz del llanto en su sordera

Dedico este poema al hombre encadenado
A los niños golpeados
A los hijos de alcohólicos
A las que cuidan a las criaturas de otros
y ven a las suyas cada quincena
A la que trapea en el colegio y no sabe firmar su nombre
A las que comen en la mesa del hospicio
A los tullidos que se acurrucan junto al horno en alguna panadería
A los que atienden los baños públicos
y barren las calles al amanecer
A las que bailan en cabaretes y están hartas

Dedico este poema al amasador de adobes que muere en la casa
que construyó para otro
A los que se escaparon de noche cuando el volcán sepultó su iglesia
A los vecinos que ya enterraron a sus hijos
uno tras otro como los años que pasan
A los que han tenido que vender a sus hijos
su sangre y su sexo

A los que nada tienen que perder

Dedico este poema a los peones acasillados que invaden
las tierras del patrón
A los que cavan túneles debajo del dinero
A los que prenden lumbre al ingenio
A los que no echan sombra y sin luna dinamitan los puentes
A los de trece años que se van a la guerrilla
y conocen mujer por primera vez en la montaña
Para los dos heridos
Para Las Pelonas
Al tacuazín de Olga
A los chuchos apaleados

A niños que nacen en países donde la verdad está prohibida por ley
A los que han adoptado otro nombre
y llevan años sin saludar a la familia
A los que nunca durmieron en la misma cama
y comparten la fosa común

Dedico este poema a la madre que busca a su hijo en el anfiteatro
entre otros poemas decapitados
A la que no puede decir cuál cadáver es el suyo
y se despide de cada uno con un abrazo


AMBAR PAST

Poema de Eduardo Dalter




ROBERTO OBREGÓN

No alcanzó a escribir
su último poema;
sólo pudo, en la noche,
advertir
la grieta ciega que se
abría
y el dolor de todos,
que hizo suyo
a cada hora, en cada
poro.
Y hasta el viento
abismal
oyó su canto.
Otra página, otra
jornada,
extendida en zanjas,
respiros, quetzales,
pasadizos,
que los días quedaron
guardando
para siempre.

Eduardo Dalter

domingo, 6 de diciembre de 2009

Poema de Julia del Prado



Río hoy
río a mi antojo
a líneas y a viento
Río en playa ancha
en poesía de cajón moreno
en arenal tendido de sol maduro
en brillo de farola compartida

Alas danzan con su viento
en esta América que habla
sorda no está / escucha

Julia del Prado Morales
del libro Tendido de sol maduro

Poema de Hamlet Lima Quintana


A media pierna


Le pusieron un grillo a media pierna

Lo condenaron a vivir a medias

Le escondieron la paz, y la sonrisa

Le pusieron el pan a media rienda

Pero él seguía caminando.


Le vendieron la luna, cada noche

Lo fueron lentamente atornillando

Le tuvieron las manos ocupadas

Le sumaron la pena y las estafas

Pero él seguía caminando.


Le pusieron las piedras por delante

Le taparon la boca, por si acaso

Le abrieron una herida por la espalda

Le sumaron olvido a la condena

Pero él seguía caminando.


De lejos, bien mirado

cuando ya era horizonte,

se asemejaba al viento,

aunque según parece

él caminaba potente

como el Pueblo!

Hamlet Lima Quintana

jueves, 26 de noviembre de 2009

Poema de Hamlet Lima Quintana



GENTE

Hay gente que con solo decir una palabra
Enciende la ilusión y los rosales;
Que con solo sonreír entre los ojos
Nos invita a viajar por otras zonas,
Nos hace recorrer toda la magia.

Hay gente que con solo dar la mano
Rompe la soledad, pone la mesa,
Sirve el puchero, coloca las guirnaldas,
Que con solo empuñar una guitarra
Hace una sinfonía de entrecasa.

Hay gente que con solo abrir la boca
Llega a todos los límites del alma,
Alimenta una flor, inventa sueños,
Hace cantar el vino en las tinajas
Y se queda después, como si nada

Y uno se va de novio con la vida
Desterrando una muerte solitaria
Pues sabe que a la vuelta de la esquina
Hay gente que es así, tan necesaria.

Hamlet Lima Quintana (1923-2002)
Buenos Aires - Argentina -

martes, 24 de noviembre de 2009

Poema de Pablo Mora



Era azul como el sueño de la tarde

mariposa vegetal engalando

la fosforescencia de los cocuyos y los grillos

Al lado de los troncos los bejucos

y las cumbres de las flores

coronando las canas de los árboles

dialogando con el cielo azul marino

Una pompa de jabón me devolvió la infancia

y pendiente de mi sueño

me conseguí con el centro del mundo

que sólo conocen los dioses por ahora

Cuando de todo esto no quede sino polvo

la osamenta de la ciudad se la llevarán

las quebradas en sus aguas turbulentas moribundas

en busca de otras galaxias subterráneas celestes submarinas

Acumulemos sueños y verdades

porque al final no importan tanto las sombras

como las luces del camino

Y dirán los montes los ríos las cascadas

las veredas la luna el sol y las estrellas

sólo quedó la forma de su huída

Porque toda piedra alguna vez fue estrella.



PABLO MORA

domingo, 15 de noviembre de 2009

Poema de Ezequiel Wajncer

LA LEJANA

Llega de lejos
la conozco
suele dormir al borde
de un idioma

más acá miedo
quién sabe más allá

un látigo de sangre
desordena sus palabras

viene a visitarme
a dejar su lumbre
en aguas calladas

más acá su cuerpo
(polvo y rouge)
quién sabe su corazón

de lejos llega

trafica plumas de odio
ciegos perros indiferencia
huellas que arden
a la deriva

sé lo que quiere

la conozco
viene a invadir mi infancia
a revelarme un último cuento

había una vez
una mujer que te olvidó.

sábado, 14 de noviembre de 2009

Poema de Lumpenpo


foto: OLGA RICCI


Etéreas palabras

en el rincón de los silencios
haceres condenados a olvidar
en esta unión de nada
de nadie
de todo que no somos
ni cuerpos desafiantes de la noche
ni amantes empapados
en el vaho de lo prohibido
ni tus batallas
ni las mías
ni dos
ni tu
ni tu mirada.
Mentira es la verdad
en esta hora
agónica y sin rumbo.


LUMPENPO

miércoles, 4 de noviembre de 2009

Poema de Susana Cattaneo




La escritora
hace prismas con palabras;
mezcla sentidos -emociones-
y transforma historias
en lo que nunca pudo ser.


((((((((((((((())))))))))))))))


La Nadadora
llega a los acantilados
de las cuevas y el trueno.
Se viste de bruma
cobijada en la arena.
En un cuadro de viento
desciende un rey.
Deja en sus manos
violetas
de mundos remotos.

SUSANA CATTANEO
de su libro Bufanda de Pájaros

Octavio Paz


Contra el silencio y el bullicio invento la Palabra, Libertad que se inventa y me inventa cada día.

Allá, donde los caminos se borran, donde acaba el silencio, invento la desesperación, la mente que me concibe, la mano que me dibuja, el ojo que me descubre. Invento al amigo que me inventa, mi semejante; y a la mujer, mi contrario: torre que corono de banderas, muralla que escalan mis espumas, ciudad devastada que renace lentamente bajo la dominación de mis ojos
Contra el silencio y el bullicio invento la Palabra, Libertad que se inventa y me inventa cada día.

Octavio Paz

viernes, 30 de octubre de 2009

Poema de Nicolás Guillén


GLOSA


No sé si me olvidarás,
ni si es amor este miedo;
yo sólo sé que te vas,
yo sólo sé que me quedo.

(Andrés Eloy Blanco)

1

Como la espuma sutil
con que el mar muere deshecho,
cuando roto el verde pecho
se desangra en el cantil,
no servido, sí servil,
sirvo a tu orgullo no más,
y aunque la muerte me das,
ya me ganes o me pierdas,
sin saber que me recuerdas
no sé si me olvidarás.

2

Flor que sólo una mañana
duraste en mi huerto amado,
del sol herido y quemado
tu cuello de porcelana:
quiso en vano mi ansia vana
taparte el sol con un dedo;
hoy así a la angustia cedo
y al miedo, la frente mustia...
No sé si es odio esta angustia,
ni si es amor este miedo.

3

¡Qué largo camino anduve
para llegar hasta ti,
y qué remota te vi
cuando junto a mí te tuve!
Estrella, celaje, nube,
ave de pluma fugaz,
ahora que estoy donde estás,
te deshaces, sombra helada:
ya no quiero saber nada;
yo sólo sé que te vas.

4

¡Adiós! En la noche inmensa,
y en alas del viento blando,
veré tu barca bogando,
la vela impoluta y tensa.
Herida el alma y suspensa,
te seguiré, si es que puedo;
y aunque iluso me concedo
la esperanza de alcanzarte,
ante esa vela que parte,
yo sólo sé que me quedo.

Nicolás Guillén

lunes, 19 de octubre de 2009

Poema de Pere Bessó




DEFINICIÓ D’AMOR



Amor és aquella cosa amb la qual l’amic ama son amat

Raimon Llull



Es hielo abrasador, es fuego helado

Francisco de Quevedo





Ja sé que és prou dur.
Un dia comprendràs,

potser,
el punt fosc,
el significat d’aquest foc de neu,

que crema sense crepitar

les fulles del cos

i fa del sentit ardent

sorollós silenci.







DEFINICIÓN DE AMOR



Amor es aquella cosa amb la qual l’amic ama son amat

Raimon Llull



Es hielo abrasador, es fuego helado

Francisco de Quevedo





Ya sé que es bastante duro.
Un día comprenderás,

quizás,
el punto obscuro,
el significado de este fuego de nieve.

Quema sin crepitar

las hojas del cuerpo

y hace del sentido ardiente

ruidoso silencio.


Pere Bessó

domingo, 27 de septiembre de 2009

Poema de Gabriel Impaglione





Y le canto a la gesta de la mujer y el hombre


"Yo no vengo a resolver nada.
Yo vine aquí para cantar
Y para que cantes conmigo."
Pablo Neruda
(Que despierte el leñador- VI, Canto general- Pablo Neruda)


Y le canto a la gesta de la mujer y el hombre
en el mínimo universo de los besos,
génesis del oro en cuyo oleaje
los barcos del almuerzo multiplican los puertos.

Canto al ritual del brote,
a los oficios del viento y del agua,
a la profunda noche del vino,
a las altas montañas donde reposan los astros,
al camino de luz que entra en la espesura.

Canta conmigo el grito de un Solo
que se abrazó a otro y otro
y otro más
hasta despertar la aurora.

La historia del hombre llega a la guitarra
a veces como un niño,
como una columna que regresa del frente, a veces.

Tal vez rumor de alas que deshojará la tarde
hasta desnudar la nave que viene por los sueños.

Cuando de casa en casa
a una hora precisa el pan crepite
las fieras del hambre se hundirán en su rascacielos.

Habremos cantado a coro hermanos mios
a la semilla urgente, al leño y a la llama,
al horno y al oficio,
a la risa enarbolada,
al profundo destino de la casa.


Gabriel Impaglione

martes, 15 de septiembre de 2009

Poema de Senén Rodríguez Perini




Sin fin


Gota a gota

tozudamente persistente,
termina el agua
por ahuecar la más sólida roca.

Segundo a segundo,

el tiempo que no para,

va haciendo lo mismo

con la vida.

(No hay nada más verdad

en todo el universo,

que el pasar lento y constante del tiempo

por los huesos.)

Senén Rodríguez Perini

lunes, 7 de septiembre de 2009

Poema de Lumpenpo

Pintura de Francis Picabia


Te desnudas


frente al espejo
y sin sostén ni nada

subes a la noche

a detener el tiempo.

LUMPENPO

miércoles, 2 de septiembre de 2009

Poema de Maria Toscano



gránulo

tender la mano hacia el vientre de tu verbo.

sentir en cálidos gránulos tu palabra.
tender al mundo el cáliz de tus silencios donde resuenan los lábios del poema.

tender la mano y, en la mano, sentir tu verso así, seguro, el mundo entero perdonaría toda la prosa o metáfora de pobreza.


©MARIA TOSCANO

martes, 1 de septiembre de 2009

Poema de Jonatan Márquez



Secretos

Todavía tengo encima
los restos de algún bar
el café como un mar en la boca
y la boca de espaldas al beso.
Tengo a todos los que fui
silenciosos
apilados en la nuca
los ojos y los párpados
como un renglón destartalado
y una lapicera combatiente
que gana sus muertos de noche
y los entierra sin piedad
en el fondo de la hoja.

Jonatan Márquez

lunes, 31 de agosto de 2009

Poema de Silvia Loustau


Cartas ( II)



Para escribir cartas de amor

no es necesaria

la cautela

ni el orden

tan sólo encender la lámpara

como se enciende el cuerpo

untarse toda,

perfumarse toda

de mieles y sortilegios

elegir la caligrafía más desvelada,

la más humilde.

entonces, se extiende

se acaricia el empeine de sus plumajes

y comienzan a recogerse las palabras

como el deseo del amor.




XXX



la muerte anduvo

pisándome los

talones

le gustaban

mis pies delgados.

parece que quería

saborearme

después

liquidarme

en alguna esquina.

como

ellos



©Silvia Loustau

miércoles, 26 de agosto de 2009

Poema de Gregorio Riveros




ELEGÍA

Soy noche.

No hay palabras

para convencer

a mis padres

que dejen de morir.

Que se levanten

y canten
y se coman al sol

con el pico de los gallos.

Que alumbren
y espanten

la tristeza
y la noche

de la casa.

Esta oscuridad

que no me suelta.


Gregorio Riveros

sábado, 22 de agosto de 2009

Poema de Elisabet Cincotta de su libro De pie



ERES I



Y eres tú

rosa primera

antorcha

ojos en la noche

llanto

balsa

donde la palabra resurge



DE PIE



De pie, siempre de pie,

busco, más allá de la línea ficticia del tiempo,

interrogantes que frecuentan la existencia.

Y nada.

La voz, silencio. La mente hurga respuestas.

Allí, ante mí, esos ojos, que sacuden siglos,

me miran y no saben qué decir.

Me acerco, me acosan. Los enfrento.

Tras ellos la vida. Distingo momentos.

¿Son míos?

¿Fueron mías las palabras, los sueños?

¿Son esos ojos el pasado?

De pie, siempre de pie,

los ilumino y sigo adelante.


Elisabet Cincotta


jueves, 20 de agosto de 2009

Poema de Diana Poblet


Agosto 19

Para estos días encontré un poema
dúctil al calibre de las magnolias

resistente a la concupiscencia amarilla

que despilfarran los aromos.


Agosto ocurre indolente
miente días mejores
como navaja arde en las venas
sin llegar a lastimar rasguña dolores.


Agosto tiene malos antecedentes
es peligroso
una tarde como esta fusilaron a García Lorca.
No existen palabras

si muere un poeta

y la indiferencia vegetal

hace que irresponsablemente

la primavera explote.



Diana Poblet©

miércoles, 19 de agosto de 2009

Poema de Silvia Loustau


Granny *


Has desatado tus cabellos, abuela, como lo haces todas las noches, para comenzar con el rito del sueño. Dejas la almohada de la pluma reposando sobre tu cama de felpas rojizas. Extiendes el camisón de algodón recién planchado. Te miramos con extrañeza, pero a la vez felices de que todas las noches recorras los mismos lugares, las pequeñas travesías de tu mesa redonda a la cama reposada que aguarda ansiosa la llegada de tu cuerpo tan solo. Ya nadie te abraza por las noches, abuela, tan solo el recuerdo o lo que olvidas, porque aquel mundo querido nunca fue tuyo y el que tienes ahora no lo reconoces. Solo aguardas la mañana, los periódicos , las cartas que ya no llegan.


Silvia Loustau

sábado, 15 de agosto de 2009

Poema de Jorge Luis Estrella


LA FUENTE Y EL ALBA


¿En dónde estoy?

Alba de luz intensa, fuente de luz, quásar, nostalgia.

El silencio fluye a raudales

pero escucho voces del pasado reciente,

del ahora lejano.

Un golpe en el cerebro, en la memoria, en el límite,

un golpe artero

hizo que mi fuente se secara,

que mi alba se oscureciera.

¿En dónde estoy?

¿En dónde están mis manos sin tiza entre los dedos?

¿En qué alumnos se quedó mi futuro,

en qué reacción enloquecida culminó mi protesta?

Los vidrios rotos de mi anhelo

estallan contra el cosmos silencioso que me anida,

fuente de luz, alba de vida

fuente de oscuridad, alba de muerte.

Escucho voces que hablan y que dicen:

“Cortan la ruta por donde circula

la conciencia de los libres,

cortan la vida, el aire, la esperanza,

cortan, recortan, violan, atropellan,

eso es delito,

no la expresión desesperada de un reclamo.

Otro nombre tenemos para continuar la lucha.

se llama fuente, se llama alba,

se llama luz de luces restallando,

se llama tiempo de la justicia verdadera

para que los mártires tengan un sentido.”

Otra vez el silencio,

ruedan por el espacio meteoritos,

la luz de luces ilumina todo,

se abre una puerta,

sin siquiera moverme ingreso al aula,

me miran cientos de ojos muy abiertos,

el pizarrón espera que yo escriba:

“sigamos adelante”.


©Jorge Luis Estrella

jueves, 13 de agosto de 2009

Poesía de Mario Trejo


ULTIMÁTUM A UN JOVEN POETA

Que el pan sea pan y mar el mar
Basta de conjeturas
Murciélagos lunares o roedores de orquídeas
Toda palabra tiene precio
Las palabras que atacan como rayos o víboras
Y también madre
Amigo
Y alcohol y cama y mesa
Y el hijo concebido a dulces empujones
Y los hongos que provocan destellos de amor
O resplandores de muerte
Y el poeta que cae bajo las balas
Como un sol que la noche acribilla

Que el pan sea pan y mar el mar
el agua eterna
Pero la sed eterna
Para poder decir al fin:
He hallado un pan junto al mar
Los buitres sobrevolaban mi amor
He mordido una orquídea

Los buitres disputaban un cuerpo querido
He guiado camiones y dormido en aserraderos
Los buitres devoraban a mi amada
Viajé de noche sobre la arena caliente
Invoqué los nombres secretos
Conjuré un maleficio
Contuve una catástrofe
Conduje un águila a su nido
He muerto con mis muertos y estoy vivo
Cuando llegué a la ciudad
Un loco vagaba por las calles
En su mirada había un cuchillo
Le di mi mano
Lo miré
Le hablé y mi voz duró entre los astros
Éramos sólo dos sobre la tierra
Pero éramos dos sobre la tierra

La soledad se hizo añicos
La poesía palabras


©MARIO TREJO