sábado, 16 de julio de 2011

Poema de Martín Andrade



La que besaba mis párpados y ardió

junto a mí la mitad de su vida,

Me fue robada por la Luz un viernes

De enero a las tres de la tarde y,

Última su sonrisa, última su mirada,

Cayeron los muros de mi mente

Separada que fue de su cuerpo


Ahora camino soliario. Me detengo.

Atrás he visto

Los crueles destellos de ese verano.

De frente, veo

La tentadora boca

Del abismo.


(¿Hacia dónde dirigir mis pasos?)


MARTÍN ANDRADE

4 comentarios:

Jorge dijo...

Hermoso poema, por cierto!!! Gracias por compartir material tan excelente.
Jorge.

Chaves Casanova dijo...

Gracias...me quedo leyendo..

diana poblet dijo...

Gracias Jorge amigo por tanto mimo. Con mi abrazo.
d.

diana poblet dijo...

Gracias y bienvenida amiga Chaves Casanova, estás en tu casa.
d.