miércoles, 4 de noviembre de 2009

Octavio Paz


Contra el silencio y el bullicio invento la Palabra, Libertad que se inventa y me inventa cada día.

Allá, donde los caminos se borran, donde acaba el silencio, invento la desesperación, la mente que me concibe, la mano que me dibuja, el ojo que me descubre. Invento al amigo que me inventa, mi semejante; y a la mujer, mi contrario: torre que corono de banderas, muralla que escalan mis espumas, ciudad devastada que renace lentamente bajo la dominación de mis ojos
Contra el silencio y el bullicio invento la Palabra, Libertad que se inventa y me inventa cada día.

Octavio Paz

1 comentario:

huir dijo...

lo bueno de inventar palabras es que luego la vida obedece, de eso no hay duda