domingo, 15 de noviembre de 2009

Poema de Ezequiel Wajncer

LA LEJANA

Llega de lejos
la conozco
suele dormir al borde
de un idioma

más acá miedo
quién sabe más allá

un látigo de sangre
desordena sus palabras

viene a visitarme
a dejar su lumbre
en aguas calladas

más acá su cuerpo
(polvo y rouge)
quién sabe su corazón

de lejos llega

trafica plumas de odio
ciegos perros indiferencia
huellas que arden
a la deriva

sé lo que quiere

la conozco
viene a invadir mi infancia
a revelarme un último cuento

había una vez
una mujer que te olvidó.

2 comentarios:

diana poblet dijo...

Ezequiel, un placer leerte.

Me impactó ese

"Había una vez
una mujer que te olvidó"

Todo el poema llega contundente.

Con mi abrazo,
d.

LUMPENPO dijo...

Terrible poema en su absoluta invasión:
"viene a visitarme
a dejar su lumbre
en aguas calladas"

traficante poema de odio con cuento de final en olvido, no hay mayor condena que eso.

Que bello trabajo de Ezequiel Wanjcer nos regalas.

Agradecido además de que ese poema de nada, aparezca entre voces mayores. Gracias Diana, abrazos desde el norte de mis letras.