domingo, 12 de diciembre de 2010

Prosa de Patricia Ortiz



Cristo sin cruz

Lo quiero ver acá. Totalmente desnudo comiendo un pancho por la calle Corrientes. O en la cancha, alentando a Tigre este domingo con su sueño de campeón. O bailando el tango en la Plaza Dorrego entre turistas y palomas. O en la cola del banco, o sentado en una butaca desvencijada en una función continuada de cine. O cartoneando. Por qué no recitando una poesía, emborrachándose, enamorándose. ¡O como ustedes elijan! Pero a nuestra imagen y semejanza. Ustedes que veneran al dios y se olvidan del hombre y continúan, siglo a siglo, crucificándolo. ¡Quítenle los clavos y la corona de espinas, bájenlo de una vez de la cruz! Curen sus heridas, besen su dolor. Devuélvanle la libertad en un holograma de vida y brazos abiertos.

PATRICIA ORTIZ

4 comentarios:

diana poblet dijo...

Ella dice y la luz nos penetra. Ella escribe con su rayo de certezas y llega y llega y no cesa de llegar.
Buena prosa Patricia, inesperada.
Con mi abrazo.
d.

Songo dijo...

Sin palabras -aun así no me podía quedar callado-.

Dado Ginestet dijo...

Esta prosa de Patricia Ortiz nos alerta para que no olvidemos que Él es como nosotros, a nuestra imagen y semejanza, que los necios que creen tener la autoridad de representarlo en su mensaje dejen los boatos, que repudien a los pedófilos, que lo bajen de la cruz y le permitan caminar entre nosotros para que nos traiga luz, al igual que Patricia con sus palabras y Diana con su blog.
Besos a ambas.

princesa_bacana dijo...

Gracias Diana, por traer esta prosa hasta aquí, gracias por tus palabras, por tu sentir, por tu cariño!

Songo, Dado: gracias a ambos!

Besos para todos!