sábado, 4 de diciembre de 2010

Prosa de Alejandro Dolina


Sólo existe el amor. Las otras cosas nobles apenas sirven para
dignificarlo. Algunos hombres jamás lo encuentran. Para otros es
apenas una estrella fugaz que ilumina un año, un mes, una semana o un día en sus vidas. Pero ese destello efímero da significado a la
existencia toda.

Bienaventurado el que puede sentir en su carne y en su
espíritu el fuego de esa chispa.


Alejandro Dolina

1 comentario:

julia del prado morales dijo...

y claro que si sumamente bienaventurado. El amor es la vida misma, besos y gracias querida luciérnaga por conocer o reconocer a este poeta