martes, 30 de marzo de 2010

Poema de Marta Goddio




Haití, 2010


Desde las almenas

de atalayas en ruinas
Dioses mutilados divisan

escombros de humanidad

deambulando enajenada

por las vías del espanto.


Despojos andantes

Sin palabras que los nombren

vagan sus miradas en la ausencia

Sólo los cadáveres
abren sus manos descarnadas
mendigando respeto
Oferta en pantalla

de los traficantes de tragedias


Sobre las alas de los cuervos

los fabricantes de esclavos

con la furia salvaje de su codicia

acechan paraísos arrasados.

En los umbrales de sus templos

celebran el triunfo con la Muerte.

Ella danza al son de taínos tambores

cuando la Tierra abre su boca y traga

la gema de las Antillas.



Marta Goddio

5 comentarios:

diana poblet dijo...

A pesar del toque étnico y danzante, tu poema llega demoledor.
Gracias por tu palabra Marta.
Con mi abrazo.

Anónimo dijo...

Gracias Diana..!! Desde el litoral santafesino con abrazo agradecido por compartir este poema. Marta Goddio.

Anónimo dijo...

Muchas gracias, Diana..! Un abrazo agradecido por compartir este poema. Marta Goddio.

amelia dijo...

Marta querida; nunca dejo de asombrarme del poder transformador del poema. Como se puede tranformar un hecho siniestro en una vivencia estética.
Mis felicitaciones y mi abrazo. amelia

Anónimo dijo...

Gran poema que, es cierto, transforma lo desgarradoramente horroroso en un hecho estético. Gracias, Marta, Diana y Amelia.

Jorge Luis Estrella